¿Cuál es la demanda de empleo?

Definición del mercado de trabajo global

Consulte los aspectos más destacados de las proyecciones para el período 2020-30, incluidas las ocupaciones de más rápido crecimiento en general, las ocupaciones que se espera que tengan más puestos de trabajo nuevos, las ocupaciones de más rápido crecimiento que requieren una licenciatura o más, y las ocupaciones de más rápido crecimiento que requieren algún tipo de educación postsecundaria.

Los avances tecnológicos han dado lugar a sistemas de seguridad mucho más avanzados que se rigen por la inteligencia artificial. Esta nueva tecnología ofrece oportunidades de empleo para los trabajadores altamente cualificados, pero también supone una disminución de las oportunidades para los trabajadores de seguridad menos cualificados.

Significado del empleo en el futuro

El modelo de demandas y recursos del trabajo (modelo JD-R) es un modelo de estrés laboral que sugiere que la tensión es una respuesta al desequilibrio entre las demandas del individuo y los recursos que tiene para hacer frente a esas demandas[1][2] El JD-R se introdujo como alternativa a otros modelos de bienestar de los empleados, como el modelo de demanda-control y el modelo de desequilibrio esfuerzo-recompensa.

Los autores del modelo JD-R argumentan que estos modelos “se han restringido a un conjunto determinado y limitado de variables predictoras que pueden no ser relevantes para todos los puestos de trabajo” (p. 309)[1]. Por lo tanto, el JD-R incorpora una amplia gama de condiciones de trabajo en los análisis de las organizaciones y los empleados. Además, en lugar de centrarse únicamente en las variables de resultado negativas (por ejemplo, el agotamiento, la mala salud y el esfuerzo repetitivo), el modelo JD-R incluye indicadores y resultados tanto negativos como positivos del bienestar de los empleados.

El modelo JD-R parte de la base de que, si bien cada ocupación puede tener sus propias características laborales específicas, estas características pueden clasificarse en dos categorías generales (es decir, las exigencias del trabajo y los recursos del trabajo), constituyendo así un modelo global que puede aplicarse a diversos entornos laborales, independientemente de las exigencias y los recursos particulares. El supuesto central del modelo JD-R es que la tensión laboral se desarrolla -independientemente del tipo de trabajo u ocupación- cuando (ciertas) demandas laborales son altas y cuando (ciertos) recursos laborales son limitados. Por el contrario, el compromiso laboral es más probable cuando los recursos del trabajo son elevados (también cuando las exigencias del trabajo son altas). Esto implica que el modelo JD-R puede utilizarse como herramienta para la gestión de los recursos humanos[1].

El modelo de demanda de empleo-recursos del burnout

Se prevé que el empleo aumente en 17 de los 19 sectores generales durante los cinco años hasta noviembre de 2025. Se prevé que la asistencia sanitaria y social sea la que más contribuya al crecimiento del empleo durante el periodo (aumentando en 249.500), seguida de los servicios de alojamiento y alimentación (139.900), los servicios profesionales, científicos y técnicos (131.100) y la educación y formación (118.600). En conjunto, se prevé que estos cuatro sectores generen más de tres quintas partes (o el 64,4%) del crecimiento total del empleo durante los cinco años hasta noviembre de 2025.

Cada año, la Comisión Nacional de Competencias elabora proyecciones de empleo por sector, ocupación, nivel de cualificación y región para el siguiente periodo de cinco años. Estas proyecciones de empleo están diseñadas para proporcionar una guía sobre la futura dirección del mercado laboral, sin embargo, como todos los ejercicios de este tipo, están sujetos a un grado inherente de incertidumbre.

Las proyecciones de empleo para 2020 se basan en las previsiones y en las tasas de crecimiento del empleo total publicadas en las Perspectivas Económicas y Fiscales de Mitad de Año 2020-21, en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de noviembre de 2020 para el empleo total y en los datos trimestrales detallados de la EPA (noviembre de 2020) para los datos de empleo en la industria.

Futuras oportunidades de empleo

Este artículo ilustra las tendencias recientes en el mercado laboral de la UE-28, ofreciendo una visión de la evolución de la demanda de trabajo en la Unión Europea y sus Estados miembros desde 2008, cuando se produjo la crisis financiera y económica. El análisis se basa en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de la UE de 2015.

La segunda parte del artículo se centra en las actividades económicas específicas definidas en la clasificación NACE Rev. 2. Se muestran las tasas de sobrecualificación y un indicador de la intensidad de la demanda de mano de obra para los sectores seleccionados.

Los trabajadores sobrecualificados se definen como los que tienen estudios superiores y trabajan en ocupaciones para las que no se exige dicha cualificación. Se parte de la base de que una empresa que se esfuerza por cubrir un puesto de trabajo reducirá sus exigencias en materia de cualificación; a la inversa, una empresa que no tiene dificultades para cubrir un puesto aumentará el nivel de cualificación exigido. Por lo tanto, el exceso de cualificación puede indicar un exceso de oferta de mano de obra altamente cualificada y/o una escasez de demanda de mano de obra. El artículo presenta estas cifras desglosadas por actividad económica, mostrando que la escasez de cualificaciones también podría inferirse indirectamente en caso de que no haya sobrecualificación y/o se produzcan grandes caídas de las tasas de sobrecualificación.