¿Cómo se llamaba antes Chile vamos?

Encuestas electorales en Chile

Tras la elección del Presidente Eduardo Frei Montalva (1964), su padre fue nombrado Embajador de Chile en Bélgica. En 1967, su padre se convirtió en embajador de Chile ante las Naciones Unidas (ONU), y Sebastián regresó a Chile para terminar su último año en Verbo Divino.

En 1973 se casó con la orientadora familiar y juvenil Cecilia Morel Montes, licenciada en el Instituto Carlos Casanueva y en la Universidad Mayor, donde estudió Familia y Relaciones Humanas. Juntos son padres de Magdalena (1975), profesora de historia y geografía; Cecilia (1978), pediatra; Sebastián (1982), empresario y MBA; y Cristóbal (1984), psicólogo. La pareja tiene ocho nietos y pronto dará la bienvenida al noveno.

Fue consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 1974 a 1978, en el Banco Mundial de 1975 a 1978, y trabajó en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), donde participó activamente en un macroproyecto titulado “Mapa de la pobreza en América Latina y políticas para superarla” (1976).

Presidentes de chile

Los resultados de la primera y segunda vuelta también transmiten importantes señales de cambio dentro de esa continuidad, y sitúan al sistema político chileno, tal y como se forjó en los años 80 y 90, en el final de una época.

La histórica coalición de la Concertación corre el riesgo de desaparecer debido a una triple crisis: de liderazgo (Alejandro Guillier no ha sido un candidato muy atractivo y ha demostrado poca capacidad estratégica); de identidad (ha perdido votos por su derecha -por primera vez la histórica alianza entre socialistas y democristianos se deshizo- y por su izquierda con el ascenso del Frente Amplio); y de proyecto.    Ha tratado de defender, con poca convicción, posiciones muy difíciles de conciliar, sosteniendo el reformismo de la Concertación de 1990-2010; el proyecto de cambio más rupturista impulsado por la Presidenta Bachelet en su segundo mandato; y las promesas de reformas más disruptivas de cara al futuro, con el objetivo de atraer el respaldo del Frente Amplio. Es posible que las elecciones de 2017 hayan enterrado un exitoso experimento histórico que surgió para enfrentar al régimen de Augusto Pinochet, y que gozó de hegemonía durante dos décadas.

Partido Socialista de Chile

La coalición de izquierda Apruebo Dignidad y la de centro-derecha Chile Vamos eligieron a sus candidatos para las elecciones presidenciales del 21 de noviembre durante las primarias presidenciales del 18 de julio.  En medio de una participación récord, ambas primarias arrojaron resultados inesperados. En la izquierda, el ex líder estudiantil y legislador Gabriel Boric obtuvo el 60,4% de los votos, superando al candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue (39,6%), que estaba muy por delante de Boric en las encuestas. En las primarias de centro-derecha de Chile Vamos, el ex ministro de Desarrollo Social y candidato independiente, Sebastián Sichel, derrotó al favorito de la derecha y actual alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, con un 49,1% de los votos frente al 31,3% de Lavín.

Los mercados subieron cuando las autoridades electorales chilenas dieron a conocer los resultados de las primarias, sobre todo porque es probable que Boric se posicione como un candidato más moderado que Jadue. La nominación de Sichel también tranquilizó a los inversores, ya que el joven político ha abogado por mantener el modelo económico de Chile. Sin embargo, la elección chilena está lejos de estar decidida. Tanto Boric como Sichel probablemente se enfrentarán a los desafíos de los candidatos que no se presentaron a las primarias, pero que aún pueden lanzar sus candidaturas antes de la fecha límite del 23 de agosto. Entre los posibles contendientes se encuentran la candidata del Partido Socialista, Paula Narváez, y la presidenta del Senado, Yasna Provoste, que actualmente se sitúa por encima de Boric y Sichel en los escenarios electorales elaborados por CADEM.

Partidos en Chile

El ex activista estudiantil, de 35 años, se convertirá en el presidente más joven de la historia del país sudamericano, después de conseguir el 56% de los apoyos para derrotar a su rival de extrema derecha José Antonio Kast en la segunda vuelta del domingo.

En un tuit el lunes por la tarde, Boric dijo que estaba visitando el palacio presidencial en Santiago por invitación de Piñera, que dejará el cargo en marzo y que anteriormente ofreció a Boric todo el apoyo de su gobierno durante la transición de tres meses.

El general Augusto Pinochet asumió entonces el poder, y miles de chilenos fueron desaparecidos, torturados y asesinados durante la dictadura subsiguiente, que duró hasta 1990 y cuyo legado pesó sobre la reciente votación chilena.

La editora para América Latina de Al Jazeera, Lucía Newman, que informa desde Santiago, dijo que Boric se tomó el tiempo para saludar a sus partidarios fuera del palacio presidencial antes de su reunión con Piñera. “Se tomó selfies con ellos, firmó autógrafos, básicamente enviando el mensaje de que ellos -el hombre y la mujer comunes- van a ser su prioridad por encima de todo”, dijo Newman.