¿Cuáles eran los conceptos de Weber?

La estratificación weberiana

Karl Marx y Max Weber son los clásicos de la sociología alemana de finales del siglo XIX y principios del XX. Este artículo ofrece una breve visión general de la percepción y la definición de la noción de “capitalismo” por parte de Marx y Weber, así como su posterior comparación. El capitalismo en las teorías de estos dos destacados sociólogos está representado desde diferentes puntos de vista, por lo que la comparación promete ser significativa. Como fuentes principales para esta investigación está previsto utilizar las principales obras de Karl Marx y Max Weber sobre el capitalismo, en particular “El Capital”:

La idea principal en “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” en su enfoque para entender el capitalismo occidental es que aunque las condiciones económicas son importantes en el sentido de la racionalización de la tecnología y la ley racional, el racionalismo económico es dependiente de la capacidad y la propensión de la gente a ciertos tipos de comportamiento de la vida práctica y racional también.

Weber señala la condicionalidad de la mentalidad económica y del tipo de economía por la determinada orientación religiosa. La condicionalidad del capitalismo occidental moderno y de la ideología protestante la demuestra Weber con los diversos datos estadísticos. En particular, por el hecho de que la mayoría de los poseedores de capital y de los empresarios estaban representados por protestantes, por el predominio de los protestantes en las clases cualificadas de trabajadores, así como del personal tecnológico superior en las fábricas modernas (Weber 1996: 35).

Max-weber-schule

Karl Marx y Max Weber son los clásicos de la sociología alemana de finales del siglo XIX y principios del XX. Este artículo ofrece una breve visión general de la percepción y la definición de la noción de “capitalismo” por parte de Marx y Weber, así como su posterior comparación. El capitalismo en las teorías de estos dos destacados sociólogos está representado desde diferentes puntos de vista, por lo que la comparación promete ser significativa. Como fuentes principales para esta investigación está previsto utilizar las principales obras de Karl Marx y Max Weber sobre el capitalismo, en particular “El Capital”:

La idea principal en “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” en su enfoque para entender el capitalismo occidental es que aunque las condiciones económicas son importantes en el sentido de la racionalización de la tecnología y la ley racional, el racionalismo económico es dependiente de la capacidad y la propensión de la gente a ciertos tipos de comportamiento de la vida práctica y racional también.

Weber señala la condicionalidad de la mentalidad económica y del tipo de economía por la determinada orientación religiosa. La condicionalidad del capitalismo occidental moderno y de la ideología protestante la demuestra Weber con los diversos datos estadísticos. En particular, por el hecho de que la mayoría de los poseedores de capital y de los empresarios estaban representados por protestantes, por el predominio de los protestantes en las clases cualificadas de trabajadores, así como del personal tecnológico superior en las fábricas modernas (Weber 1996: 35).

Jaula de hierro

Maximilian Karl Emil Weber (/ˈveɪbər/;[14] alemán: [ˈveːbɐ]; 21 de abril de 1864 – 14 de junio de 1920) fue un sociólogo, historiador, jurista y economista político alemán considerado uno de los más importantes teóricos del desarrollo de la sociedad occidental moderna. Sus ideas influyen profundamente en la teoría e investigación social. A pesar de ser reconocido como uno de los padres de la sociología junto con Auguste Comte, Karl Marx y Émile Durkheim, Weber no se consideraba a sí mismo como sociólogo sino como historiador[15][16].

A diferencia de Émile Durkheim, Weber no creía en las explicaciones monocausales, sino que proponía que para cualquier resultado puede haber múltiples causas[17]. También a diferencia de Durkheim, Weber fue un defensor clave del antipositivismo metodológico, defendiendo el estudio de la acción social a través de métodos interpretativos (en lugar de puramente empíricos), basados en la comprensión del propósito y los significados que los individuos atribuyen a sus propias acciones. La principal preocupación intelectual de Weber era comprender los procesos de racionalización, secularización y el consiguiente sentimiento de “desencanto”. Formuló una tesis según la cual tales procesos son el resultado de una nueva forma de pensar el mundo[18] y están asociados al auge del capitalismo y la modernidad[19].

La racionalización de Weber

El sociólogo clásico Max Weber estuvo muy influenciado por las ideas de Marx, pero rechazó la posibilidad de un comunismo efectivo, argumentando que requeriría un nivel de control social y burocratización aún mayor que la sociedad capitalista. Weber criticó la presunción dialéctica de la revuelta del proletariado, por considerarla poco probable. En su lugar, desarrolló la teoría de los tres componentes de la estratificación y el concepto de oportunidades vitales. Weber suponía que había más divisiones de clase de las que sugería Marx, tomando diferentes conceptos de las teorías funcionalistas y marxistas para crear su propio sistema. Weber afirmaba que había cuatro clases principales: la clase alta, los trabajadores de cuello blanco, la pequeña burguesía y la clase trabajadora manual. La teoría de Weber se asemeja más a las teorías de las estructuras de clase occidentales modernas adoptadas por los sociólogos, aunque el estatus económico no parece depender estrictamente de los ingresos de la forma en que Weber lo imaginaba.

Trabajando medio siglo más tarde que Marx, Weber derivó muchos de sus conceptos clave sobre la estratificación social examinando la estructura social de Alemania. Weber examinó cómo muchos miembros de la aristocracia carecían de riqueza económica, pero tenían un fuerte poder político. Observó que, en contra de las teorías de Marx, la estratificación se basaba en algo más que la propiedad del capital. Muchas familias ricas carecían de prestigio y poder, por ejemplo, porque eran judías. Weber introdujo tres factores independientes que conforman su teoría de la jerarquía de la estratificación: clase, estatus y poder. Los trató como fuentes de poder separadas pero relacionadas, cada una con efectos diferentes en la acción social.