¿Qué es la inestabilidad política?

Teoría de la estabilidad política

ResumenEl objetivo de este estudio es investigar los efectos de la corrupción y la inestabilidad política en la capacidad de innovación de las empresas etíopes a partir de los datos agrupados de 644 y 848 empresas (manufactureras, minoristas y de servicios no minoristas) encuestadas en 2011 y 2015, respectivamente, por el Banco Mundial. Para el análisis de los datos se emplearon tanto estadísticas descriptivas como modelos de ecuaciones estructurales (SEM). Los resultados de las estadísticas descriptivas revelaron la disminución de la capacidad de innovación de las empresas etíopes durante 2015 en comparación con 2011. Asimismo, el acceso a Internet y la formación impartida a los empleados fijos disminuyeron en cierta medida durante el periodo de estudio, lo que se considera desfavorable para la capacidad de innovación de las empresas. Los resultados del modelo revelaron efectos significativos de engrase de la corrupción, el corte de energía, el tiempo y el presupuesto de capital para actividades de I+D, la exposición a los mercados extranjeros, la provisión de formación formal a los empleados permanentes y el número de empleados con educación secundaria en la capacidad de innovación de las empresas etíopes. Sin embargo, la inestabilidad política tiene efectos negativos significativos en la capacidad de innovación de las empresas del país. El estudio implica que la calidad de la mano de obra, el acceso a la formación y a los mercados extranjeros y la estabilidad política son covariables que requieren una atención especial de las empresas y otras partes interesadas para mejorar la capacidad de innovación.

Estabilidad política en la India

Rusia y China son los dos miembros más grandes y poderosos del grupo de los BRIC y se encuentran entre los miembros más importantes de la comunidad internacional en su conjunto. Según las proyecciones de Goldman Sachs, China será la mayor economía del mundo en 2050, y Rusia la sexta. Pero también son dos de los países más desiguales del mundo, medidos por los coeficientes de Gini o de otras maneras (China, por ejemplo, tiene el segundo mayor número de multimillonarios del mundo, según la revista Forbes; Rusia tiene el tercero).

Una de las conclusiones más antiguas de la ciencia política es que existe una relación entre este tipo de desigualdad económica y la inestabilidad política. Como señalaba Aristóteles en su Política, “cuando los hombres son iguales, están satisfechos”; en consecuencia, “la democracia parece ser más segura y menos propensa a la revolución que la oligarquía”. Este tipo de preocupaciones han quedado patentes en muchos escritores posteriores, como John Stuart Mill, que en su Gobierno Representativo preveía votos adicionales para quienes ejercieran “funciones [directivas] superiores”, partiendo del supuesto razonable de que, de lo contrario, los pobres utilizarían su preponderancia electoral para aprobar una “legislación de clase”.

Inestabilidad política y crecimiento económico

Naturaleza: La falta de continuidad política en la aplicación del gobierno tiende a cambios y fluctuaciones repentinas y violentas. La inestabilidad política está en función de la falta de consenso, que puede surgir como resultado de la influencia colonial, la incapacidad de materializar el sentimiento de “nación” en la ciudadanía, la dictadura, la inestabilidad económica o la influencia extranjera. Los frecuentes cambios de gobierno (o los intentos de hacerlo), las disensiones internas y los conflictos laborales y la participación en enfrentamientos fronterizos con los países vecinos también pueden contribuir a la inestabilidad política de los países. La inestabilidad política puede provocar la desintegración social, étnica o nacional y constituir una barrera para el progreso mediante la represión y el cambio negativo. También puede provocar una intervención extranjera o un aumento de la influencia extranjera.

Incidencia: En las repúblicas soviéticas de la antigua Unión Soviética, la región en la que el comunismo ejerció en su día un dominio incuestionable, la regla en 1993 fue el nacionalismo turbulento, las instituciones democráticas inestables y los conflictos étnicos y de clase prolongados. Los movimientos de masas, como Solidaridad, que sustituyó a los comunistas, se están dividiendo a su vez, y varios años de hundimiento de los niveles de vida han hecho que algunos votantes estén resentidos y sean susceptibles a la demagogia, ya sea de la extrema derecha o de la izquierda ex comunista.

Factores políticos

La decadencia política es una teoría política, descrita originalmente por Samuel P. Huntington,[1] que describe cómo el caos y el desorden pueden surgir de la modernización social que aumenta más rápidamente que la modernización política e institucional. Huntington ofrece diferentes definiciones de desarrollo político y describe las formas de decadencia política según las distintas definiciones. Huntington se centra principalmente en el desarrollo político como modernización e institucionalización. Sin embargo, señala que las distintas definiciones de desarrollo político son formas arbitrarias de entender el surgimiento de los sistemas políticos y la relación entre los sistemas políticos de las distintas naciones.

Huntington identifica dos características del desarrollo político. La primera es que el desarrollo es sinónimo de modernización, por lo que el desarrollo político puede definirse como modernización política. La segunda es que hay muchos criterios para medir el desarrollo político porque la modernización y el desarrollo son temas muy amplios, que abarcan muchas áreas. Hay cuatro criterios generalmente aceptados para determinar el primero es la racionalización, que implica el paso del particularismo al universalismo, o, desde un punto de vista político, un enfoque en la diferenciación funcional y los criterios de logro. El segundo criterio es el nacionalismo y la integración nacional. Esto hace hincapié en los estados-nación y en la construcción de la nación como aspecto clave del desarrollo político. El tercer criterio es la democratización, que en esencia se centra en la competencia y la equiparación del poder. El último criterio es la movilización, que se centra en la participación política. A mayor desarrollo, mayor modernización, mayor movilización y, por tanto, mayor participación política. En definitiva, el desarrollo político puede definirse como un aumento de la unidad política nacional y un aumento de la participación política[cita requerida].